10 Errores en la Gestión de dispositivos móviles que debes evitar

La implementación exitosa de una herramienta de MDM

No hace falta decir que cuando las empresas empiezan a crecer, requieren más teléfonos móviles, tabletas y portátiles para todos sus empleados. Con pocos, es fácil garantizar que los dispositivos móviles estén bien administrados y actualizados con el software y el protocolo de seguridad más conveniente, pero cuando el número de empleados comienza a aumentar, la administración de dispositivos se vuelve difícil.

Aquí es donde un MDM viene al rescate. Las empresas pueden usar un software de terceros para administrar, actualizar de forma segura y remota y solucionar problemas de todos sus dispositivos móviles. A pesar de la conveniencia, hay una serie de dificultades que las organizaciones pueden tener al usar una herramienta de este tipo.

Estos son los 10 errores más comunes por evitar:

1. Descartar el probar su aplicación lo suficiente antes de implementarla.

La etapa de pruebas es la más importante y estresante de cualquier ciclo de desarrollo. Mientras las realiza, realmente puede darse cuenta cómo funciona un sistema en un escenario en tiempo real. Esto a veces puede salir bien o muy mal.

Desafortunadamente, las pruebas se dejan normalmente hasta el final del ciclo de desarrollo estándar, cuando ya la mayor parte del presupuesto de desarrollo se ha consumido. Debido a eso la mayoría de las aplicaciones no siempre son probadas lo suficiente antes de su lanzamiento.

Si su aplicación se crea e instala en todos los dispositivos administrados mediante un sistema MDM, puede aun tener errores importantes y ser contraproducente para su empresa. Este es uno de los mayores errores que un MDM debe evitar, por lo que la aplicación debe agregarse a una «lista segura» en el MDM y probarse exhaustivamente y en forma controlada antes de desplegarse.

2. Retrasar las actualizaciones del sistema operativo de sus equipos.

Hay algunas empresas que simplemente no quieren lidiar con los posibles problemas de compatibilidad que puedan surgir después de las actualizaciones de firmware. Entonces, para evitar problemas, optan por no actualizar ningún dispositivo debido a posibles problemas.

Aunque esto puede ser una buena práctica y puede funcionar por un tiempo, eventualmente, las aplicaciones que se ejecutan en los dispositivos pueden llegar a ser incompatibles con la actualización anterior y lo peor de todo, el no actualizar los dispositivos a tiempo puede abrir huecos de seguridad y generar otros problemas.

3. No hacer cumplir una política de BYOD en su empresa. 

Muchas compañías están adoptando cada vez más el enfoque de movilidad empresarial para que sus empleados puedan usar sus propias computadoras portátiles, tabletas e incluso teléfonos móviles para realizar sus operaciones comerciales. Si bien BYOD puede ahorrarle a una empresa una gran cantidad de dinero, es importante contar con una política de seguridad de BYOD para configurar reglas y redes seguras a las que los dispositivos personales pueden acceder.

Por otro lado, los dispositivos personales pueden causar que software nocivo pueda infectar fácilmente un servidor o, lo que es peor, provocar una filtración de datos. Debido a esto, se deben pensar cuidadosamente qué dispositivos están permitidos en la red MDM de la empresa. Es importante desarrollar y hacer cumplir un conjunto de reglas que dicten qué pueden y qué no pueden hacer las personas con sus dispositivos personales. Es común en muchos negocios que estas políticas se relajen, solo para terminar con una red infectada.

4. No crear una Política Corporativa para el uso de los dispositivos.

Las herramientas MDM permiten a las empresas imponer comportamientos y funcionalidades a los dispositivos móviles para que los empleados puedan trabajar de manera más productiva, que los datos y las redes estén seguros y que el uso de sus equipos esté controlado.

Las organizaciones deben desarrollar una política clara y detallada sobre:

  • Qué aplicaciones pueden tener los empleados en los dispositivos de la empresa
  • Qué dispositivos pueden usar los empleados
  • Qué dispositivos pueden acceder a determinadas redes

Para que se implemente una estrategia de MDM eficaz, esto debe planearse desde un principio.

5. No planificar una implementación adecuadamente. 

No hay nada mejor que una solución de MDM funcione bien, pero cuando no funciona según lo planeado, su equipo de soporte en TI puede vivir una pesadilla. La falta de planificación es lo que crea problemas al implementar sistemas MDM.

Problemas como los siguientes pueden hacer que los MDM sean difíciles de administrar:

  • Problemas por falta de compatibilidad
  • No conocer bien ciertas funcionalidades
  • No planear adecuadamente el enrolamiento y despliegue de equipos

Si esto sucede, los trabajadores no podrán usar sus dispositivos correctamente, lo que afectará su productividad. Tal escenario puede crear problemas importantes para las empresas.

6. No balancear la Usabilidad contra la Seguridad.

Las herramientas MDM fuerzan la verificación de la identidad y los códigos de acceso de los empleados para proteger a las organizaciones de situaciones potencialmente dañinas, como el robo de datos. Pero estas medidas de seguridad adicionales a menudo tienden a disminuir la usabilidad al agregar tiempo adicional a muchos procesos.

Estudios indican que alrededor del 48% de los profesionales sacrificarían la seguridad móvil hasta cierto punto si esto contribuyera a incrementar la productividad en la empresa para cumplir con sus objetivos comerciales.

Estas mismas investigaciones establecen que el 40% de las personas considera que los dispositivos móviles son el mayor riesgo de seguridad para una empresa.

Por lo tanto, cuando se trata de implementar una solución MDM, es importante tomar en cuenta cómo las medidas de seguridad adicionales que decida implementar pueden afectar el rendimiento de sus empleados y la usabilidad de sus equipos.

7. Ejecutar una migración bruscamente.

Una empresa puede decidir cambiar de herramienta de MDM por diversas razones. Por ejemplo, es posible que desee reducir sus costos o que requiera características adicionales a las que su proveedor actual ofrece. Esto es un escenario común, por lo que cuando uno se enfrenta a esta situación, el gran paso es planificar bien la migración.

El cambio puede tener varios problemas asociados y algunos de ellos son casi imposibles de evitar. La compatibilidad y la curva de aprendizaje con la nueva herramienta son los dos temas más comunes.

Problemas como estos pueden afectar la productividad de los empleados. Por lo tanto, una adecuada migración es algo para lo que toda empresa debe prepararse al cambiar de proveedor de MDM.

8. Comportamiento inesperado de los empleados.

En ocasiones puede ser complicado para los trabajadores usar un dispositivo protegido con un MDM, y se da mucho el caso de que traten de jugar con los protocolos de seguridad, intenten violar las medidas establecidas o reiniciar un teléfono inteligente para usarlo para entretenimiento personal de manera no autorizada.

Es por esto que una empresa siempre debe educar claramente a los trabajadores sobre la administración de dispositivos móviles que tiene implementada.

Es un error fatal el no educar a los usuarios sobre cómo la herramienta MDM configura varias políticas corporativas y cuáles son las consecuencias relacionadas con el incumplimiento de ellas.

9. Usar un enfoque Configúralo y Olvídate.

Es muy importante saber que una herramienta de gestión de dispositivos móviles bien ejecutada no seguirá funcionando sin problemas indefinidamente.

Con todos los cambios tecnológicos que se tienen hoy en día, hay tantos dispositivos nuevos, aplicaciones nuevas, amenazas de seguridad nuevas, actualizaciones y procesos comerciales nuevos que abordar en cada momento.

Por lo tanto, es esencial revisar periódicamente las políticas de dispositivos móviles de su empresa y configurarlas adecuadamente para asegurarse de que siempre estén optimizadas para mantener sus datos y su red funcionando bien.

10. No escuchar a sus usuarios.

El propósito principal de las herramientas MDM, es limitar la funcionalidad de un dispositivo para que los trabajadores puedan mantenerse siendo productivos. Si los dispositivos de repente comienzan a restringir el acceso a ciertas aplicaciones y sitios web, se puede frustrar a los usuarios finales.

Trátese de un software MDM o cualquier otra aplicación, las empresas siempre deben considerar el cómo los trabajadores interactuarán con la nueva entidad y cómo esto afectará su producción.

Si bien es muy fácil justificar en papel la necesidad de usar una aplicación en particular, es aún más importante entender cómo afectará las operaciones diarias de la empresa.

Conclusión

Las herramientas MDM han ayudado a miles de empresas a proteger adecuadamente sus datos y dispositivos, pero si se implementan sin cuidado y planificación, los errores pueden afectar en gran medida sus actividades comerciales. Debido a esto, es muy recomendable el tomar el tiempo de siempre planear una instalación de MDM para asegurar de que no se generen problemas de usabilidad o compatibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *